Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades  - Gobierno de España

Ciencia e innovación

Tratado Antártico

La Antártida es un lugar privilegiado destinado a la convivencia internacional y la ciencia que se rige bajo las condiciones previstas en el Tratado Antártico. El Tratado, hecho en Washington el 1 de diciembre de 1959, garantiza el uso de la Antártida exclusivamente para fines pacíficos, la no militarización de la zona, la única desnuclearización efectiva y plena de una región del mundo, la libertad de investigación científica y cooperación internacional hacia ese fin, el intercambio de observaciones y resultados científicos así como el intercambio de personal entre expediciones y estaciones en la Antártida y la preservación del Medio Ambiente Antártico y de sus ecosistemas dependientes y asociados a través de numerosos instrumentos y medios de protección ecológica.

Desde su entrada en vigor, el 23 de junio de 1961, 50 países lo han firmado, de los cuales 29 son Partes Consultivas (miembro de pleno derecho con voz y voto) y 21 son Partes No Consultivas (no participan en la toma de decisiones). España se adhirió al Tratado Antártico en 1982 y fue admitida como Parte Consultiva en 1988.

El Tratado es la base de varios acuerdos conexos que, junto con las medidas adoptadas en el marco del Tratado Antártico, forman lo que se denomina Sistema del Tratado Antártico.

Los otros acuerdos que integran el sistema son:

  • Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente (Protocolo de Madrid, 1991)
  • CCFA (Londres, 1972)
  • CCRVMA (Canberra, 1980)

Reuniones Consultivas del Tratado Antártico (RCTA)

De acuerdo con el Artículo IX del Tratado, las Partes Consultivas se reunirán todos los años “con el fin de intercambiar informaciones, consultarse mutuamente sobre asuntos de interés común relacionados con la Antártida, y formular, considerar y recomendar a sus Gobiernos medidas para promover los principios y objetivos del Tratado. Este foro es la Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA).

Los países anfitriones de la RCTA son las Partes Consultivas, siguiendo el orden alfabético en inglés.

A la reunión asisten representantes de:

  • las Partes Consultivas;
  • Partes no Consultivas;
  • observadores, que actualmente son el Comité Científico de Investigación Antártica (SCAR), la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) y el Consejo de Administradores de los Programas Antárticos Nacionales (COMNAP); y
  • expertos invitados tales como la Coalición Antártica y del Océano Austral (ASOC) y la Asociación Internacional de Operadores Turísticos en la Antártida (IAATO).

Las Medidas, Decisiones y Resoluciones, que son aprobadas en la RCTA por consenso, ponen en práctica los principios del Tratado Antártico y el Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente y proporcionan reglas y directrices para la gestión del Área del Tratado Antártico y el trabajo de la RCTA. Las Decisiones, que abordan asuntos organizativos internos de la RCTA, y las Resoluciones, que son textos exhortatorios, no son jurídicamente vinculantes para las Partes Contratantes. En cambio, las Medidas son jurídicamente vinculantes para las Partes Consultivas después que todas ellas las aprueban.

Sólo las Partes Consultivas participan en la adopción de las decisiones. Sin embargo, los demás participantes en la reunión pueden contribuir a las deliberaciones.

El Tratado Antártico funcionó sin una institución permanente hasta el 1 de septiembre de 2004, fecha en que se creó la Secretaría del Tratado Antártico, con sede en Buenos Aires.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

© 2018 Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades