Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades

Estás en:

Prensa

Crédito: ALFRED-WEGENER-INSTITUT / STEFAN HENDRIKS

Crédito: ALFRED-WEGENER-INSTITUT / STEFAN HENDRIKS

23 de septiembre de 2019

España participa en la mayor expedición científica al Ártico

  • Tres grupos de científicos del CSIC se encuentran a bordo del rompehielos alemán Polarster

 

  •  La Agencia Estatal de Investigación financia a los investigadores españoles que participan en la misión

 

España participa en la mayor y más larga expedición científica de la historia al Ártico, la misión MOSAIC, que cuenta con 600 científicos de 19 países para estudiar las condiciones ambientales y los efectos del cambio climático, incluyendo la toma de medidas en condiciones muy extremas durante el invierno. Tres equipos científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se encuentran a bordo del rompehielos de investigación alemán Polarstern, que partió del puerto noruego de Tromso el pasado viernes para pasar un año varado a la deriva en el Océano Ártico, donde estudiarán el calentamiento global y obtendrán datos que permitan conocer mejor el cambio climático.

Los investigadores españoles proceden del Instituto de Ciencias del Mar y del Instituto de Ciencias del Espacio/Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (ICE/IEEC), y han tenido financiación de la Agencia Estatal de Investigación, lo que les ha permitido participar en este proyecto denominado “Observatorio Multidisciplinar a la deriva para el estudio del clima Ártico” (MOSAIC, por sus siglas en ingles).

La expedición contará con un equipo de 60 investigadores expertos en investigación ártica, más unos 40 tripulantes (en turnos de unos dos meses), que operarán su instrumental a bordo del barco y en el hielo. Allí, los científicos estudiarán la atmósfera, el mar y el hielo, y cómo interactúan entre ellos, con el objetivo de comprender mejor cómo afectará el calentamiento global a la región ártica.

El rompehielos Polarstern navegará en dirección noreste hacia el mar de Laptev, en la Siberia central, y se adentrará en la banquisa de hielo, en un emplazamiento seleccionado a partir de datos de satélite y radar, para quedar allí deliberadamente atrapado en el hielo. Una vez fijado, el rompehielos viajará con el hielo a lo largo de una ruta conocida como deriva transpolar hacia el polo norte, lo cruzará y se dirigirá hacia el sur para desembocar en el estrecho de Fram, entre Groenlandia y el archipiélago de las Svalbard (Noruega), entre 12 y 14 meses después.

Los dos equipos de investigadores del Instituto de Ciencias del Mar tomarán datos de la masa y el grosor del hielo marino mediante mediciones vía satélite y desplegarán un novedoso radiómetro de microondas, montado sobre un trineo, que permitirá medir el espesor del hielo durante todo el año. El tercer equipo español que trabaja en la expedición MOSAIC pertenece al ICE/IEEC y estudiará la interacción entre el hielo marino y las señales de navegación transmitidas desde satélite (como los GPS). El estudio se realizará mediante dos experimentos: uno instalado en la banquisa de hielo y otro a bordo de un avión de investigación que sobrevolará la zona y recogerá grandes cantidades de datos, que se sumarán a los datos obtenidos por otros grupos de investigación de MOSAIC.

El Ártico es una de las zonas más remotas del planeta, sólo accesible durante unos pocos meses en verano, cuando el hielo se derrite. En el Ártico las temperaturas ascienden el doble de rápido que en otras regiones, y sus efectos son más evidentes que en ningún otro lugar. Como la expedición MOSAIC viajará a la deriva durante un año, permitirá obtener datos a lo largo de todo el ciclo anual del hielo, desde su crecimiento hasta que se derrita.

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

© 2019 Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades