Ministeri de Ciència, Innovació i Universitats

Ets a:

video youtube

Duque presenta en el Congreso los PGE con mayor inversión directa en I+D+I, claves para “acelerar la recuperación y garantizar la prosperidad”

  • Los presupuestos de Ciencia e Innovación contemplan un incremento del 59,4% de la inversión directa, hasta un total de 3.200 millones de euros
  • El ministro defiende que son unos presupuestos “robustos y realistas” que hay que consolidar y, por eso, recalca la importancia de impulsar el Pacto por la Ciencia y la Innovación

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha presentado este miércoles en el Congreso las líneas generales de los Presupuestos de su Departamento para 2021, unas cuentas que suponen la mayor inversión directa en I+D+I en términos absolutos de la historia en España, con las que se busca recuperar terreno y colocar al sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación del país a la altura de los países más avanzados de nuestro entorno, con el horizonte de al menos converger en el medio plazo con la inversión media de la UE.

Durante su intervención desde la tribuna del Congreso, el ministro Duque ha detallado que el incremento de la financiación para Ciencia e Innovación es de un 59,4%, respecto a los presupuestos de este año, un aumento superior al incremento total de los Presupuestos Generales del Estado (41%). Son más de 3.200 millones de euros, por encima del récord de 2.500 millones de euros en 2009. “Creo firmemente que estos presupuestos representan el salto cuantitativo y cualitativo que necesita nuestro sistema de I+D+I para contribuir al progreso y el bienestar de esta y las siguientes generaciones”, ha defendido.

El ministro ha subrayado que estos presupuestos están alineados con las conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que se aprobó en el Congreso el pasado mes de julio y que proponía “aumentar la inversión pública en I+D+I civil por encima del incremento del límite de gasto no financiero del Estado y avanzar hacia los objetivos comunitarios de inversión total pública y privada”. “Nunca antes había sido tan evidente la necesidad de una política de estado para la ciencia y la innovación. Una política merecedora del máximo consenso y alejada del partidismo porque va a ser esencial para acelerar la recuperación y, más allá, garantizar la prosperidad a largo plazo”, ha recalcado.

El ministro ha defendido que son unos presupuestos “robustos y realistas” y ha hecho hincapié en que el reto ahora es que se consoliden en el futuro. Por ello, para tratar de afianzar este objetivo, se ha lanzado un Pacto por la Ciencia y la Innovación, que incluye tres compromisos de mínimos en financiación pública en el medio y largo plazo, estabilidad para las agencias y promoción del talento.

El pacto ya cuenta con el apoyo de más de 40 organizaciones académicas, científicas, sociales y empresariales del mundo de la I+D+I y la semana pasada el ministro lo compartió oficialmente con los consejeros y consejeras autonómicos con competencias en Ciencia e Innovación. Ahora, ha explicado, su intención es presentarlo al Parlamento en próximas fechas.

Dos objetivos y cuatro prioridades

El ministro ha explicado que los presupuestos han sido diseñados con dos objetivos. En primer lugar, que pudieran ser ejecutados y absorbidos por el sistema. La ejecución del Ministerio y sus organismos se sitúa por encima del 90% y estos presupuestos están diseñados para que siga siendo así.

Y, en segundo lugar, que tuvieran un impacto a corto plazo, alineándose así con las exigencias de la UE en los Fondos de Recuperación. En concreto, se han primado dos aspectos: la recuperación de las capacidades del sistema, tan afectado por la anterior crisis, y, por otro lado, se ha puesto énfasis en el efecto de los programas sobre el sistema productivo mediante la transferencia de conocimiento.

Además, a la hora de asignar los importantes incrementos presupuestarios. El Ministerio se ha guiado por cuatro prioridades:

  • Aumento de las convocatorias de las Agencias financiadoras de la ciencia y la innovación (AEI, CDTI e ISCIII), en especial de aquellas destinadas a colaboración público-privada y la transferencia de conocimiento con beneficios económicos y sociales, consolidando los instrumentos puestos en marcha y lanzando otros nuevos.
  • Refuerzo de la contratación de personal investigador, con el horizonte de la reforma de la Ley de la Ciencia actualmente en consulta pública. Contempla la creación de una figura estable de entrada al sistema, el llamado ‘tenure track’ del que disponen la mayoría de los países de nuestro entorno. Una reforma encaminada a reducir la precariedad y temporalidad de nuestros científicos jóvenes, que afecta especialmente a las mujeres.
  • Modernización de las infraestructuras científicas punteras del país, con casos como la renovación y mejora de los laboratorios de experimentación animal en vacunas y tratamientos, y las grandes infraestructuras nacionales y europeas.
  • Financiación a proyectos estratégicos con capacidad tractora e impacto económico, como la medicina personalizada o la transformación energética ante el cambio climático.

COMPARTEIX AQUEST CONTINGUT

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

© 2020 Ministeri de Ciència i Innovació