Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades

Estás en:

Prensa

Reunión Fondo Covid-19

01 de junio de 2020

Pedro Duque se reúne con los responsables de proyectos que buscan nuevos test diagnósticos dentro del Fondo COVID

  • Los investigadores trabajan en el desarrollo de sistemas de detección del SARS-CoV-2 rápidos y fiables
  • Trabajan con diferentes enfoques: sensores colorimétricos basados en nanopartículas de oro, el uso del fago Phi-29, nanopartículas de carbono y la modificación de la técnica PCR para agilizar los resultados

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha mantenido este lunes una reunión por videoconferencia con los responsables de cuatro proyectos de investigación que trabajan en el desarrollo de nuevos test de diagnóstico del SARS-CoV-2 y que están siendo financiados por el Fondo COVID, que gestiona el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Con una partida de 24 millones de euros, el Fondo COVID-19 ha aprobado ya 127 investigaciones, para las que ha destinado ya más del 90% del presupuesto. Los proyectos buscan mejorar a corto plazo el conocimiento del virus y la gestión de la enfermedad que provoca, desde diferentes ámbitos de estudio: uso de fármacos, desarrollo de vacunas, estudios epidemiológicos, sobre inmunidad o la biología del virus, así como la mejora del control de la pandemia en centros sanitarios, entre otros.

Además, hay varios proyectos que buscan mejorar las técnicas de diagnóstico para encontrar métodos que detecten la presencia del virus de manera rápida y fiable. Es el caso de los cuatro estudios cuyos responsables han explicado este lunes al ministro Duque su desarrollo y avances. El Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III, se ha comprometido a apoyarles en la búsqueda de sinergias entre ellos y en el proceso de transferencia al mercado de estas técnicas.

En el caso del proyecto que desarrolla el profesor Rodolfo Miranda en la Fundación Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia (IMDEA-Nanociencia), se trabaja en el desarrollo de sensores colorimétricos basados en nanopartículas de oro y oligonucleótidos que permitan detectar la presencia del SARS-CoV-2 mediante un cambio en el color de una disolución o la presencia de color en una tira de nitrocelulosa.

Los responsables del proyecto trabajan para a finales de verano disponer de los procesos desarrollados de forma escalable industrialmente así como para producir en IMDEA-Nanociencia semanalmente 5.000 de estos sensores.

Otro enfoque es el del proyecto que coordinan el profesor Luis Blanco, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa del CSIC, y el doctor Felipe Cortés, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y que parte del uso del fago Phi29 -a cuyo estudio dedicó gran parte de su carrera la científica española recientemente fallecida Margarita Salas- como base de una nueva estrategia para amplificar de manera más rápida las secuencias del virus SARS-CoV-2.

Con esta estrategia se podría detectar el virus en menos de una hora, mediante una sencilla técnica y sin necesidad de equipamiento especializado, lo que facilitaría la detección masiva de personas contagiadas, para lo que están ya en contacto con una empresa biotecnológica española

Por su parte, la profesora Ciara O’Sullivan coordina desde la Universidad Rovira i Virgili un estudio sobre el uso de nanopartículas de oro unidas a anticuerpos para detectar inmunoglobulinas IgG e IgM en test rápidos. Este proyecto pretende desarrollar un dispositivo de diagnóstico que garantice un tiempo de ensayo de en torno a 15 minutos, con un coste de materiales de aproximadamente un euro, que será fácil y rápido de usar por cualquier persona, ya que no precisa de material adicional o infraestructura de laboratorio, y que elimina las posibilidades de falsos negativos. El escalado industrial está ya en marcha con otra empresa española, a la espera de la validación final de la técnica, en lo que sería uno de los primeros test de nanocarbono en el mundo

Finalmente, en la videoconferencia ha participado también el doctor Felipe J. Chaves, del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA), que trabaja en un proyecto que busca reducir el tiempo que tarda el método diagnóstico por PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, la prueba diagnóstica más fiable) en ofrecer los resultados a los profesionales sanitarios.

Los kits se basarán en amplificación isoterma y mediante PCR rápida de las regiones de interés y su detección rápida, que en caso de ser validados rebajarían el tiempo de realización esta prueba de las 2 a 4 horas actuales a 15 a 30 minutos. En un segundo kit-módulo que están desarrollando permitirá saber la cepa del virus y las variables del paciente que son relevantes en la enfermedad realizándose un informe basado en los datos disponibles e incluyendo otras variables clínicas de interés.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

© 2020 Ministerio de Ciencia e Innovación